Que entendemos por economía social y solidaria

Trabajadoras

Economía social y solidaria es el nombre que se adoptó para definir un amplio abanico de formas de trabajo y asociativismo.

En el imaginario de mucha gente, al hablar sobre nuestra experiencia, nos encontramos con algunos pre conceptos muy difundidos que no tienen que ver con lo que nosotros entendemos como economía social y solidaria.

Se suele vincular a este sector con quienes no logran insertarse en el mercado laboral y terminan formando parte de proyectos productivos en pequeña escala. Proyectos que sirven más a los fines de contención social que al desarrollo profesional de sus miembros.

FeriaESS_0

Otra idea muy difundida es la de redes de comercialización directa al margen de los canales tradicionales de logística y comercialización. Se destaca de esta experiencia que se eliminan intermediarios y se puede comprar directo al productor como si esto fuera un fin en si mismo.

Desde algunas fundaciones y sectores académicos, surgen entusiastas que idealizan estas ideas y promueven diferentes formas de economía informal, como si esto pudiera convertirse en un modelo económico “sustentable” por fuera del capitalismo.

La idea de buscar la belleza en pequeños productores manufactureros, lejos del mercado, que producen, gestionan y venden sin intermediarios, condena al sector a la precarización laboral. Lejos de ayudar al desarrollo de nuestra economía, la condena a mantenernos al margen del mercado sin ninguna capacidad de crecer y desarrollarnos.

Como premisa, quienes formamos parte de este tipo de empresas, no estamos viendo si se puede crear un modelo económico alternativo a las leyes del mercado capitalista. Simplemente trabajamos en empresas de propiedad colectiva donde los beneficios de nuestro trabajo son nuestro sustento de vida. Como vivimos de esto, necesitamos colocar nuestra producción en el mercado para disputarle los clientes a las empresas tradicionales que no son, ni más ni menos, que nuestros competidores.

Esta realidad, por supuesto que menos poética, es la que nos permite crear nuestra identidad con una perspectiva muy diferente a la que nos propone ese tipo de mirada ajena.

tecso4Esta perspectiva, lejos de someternos a las leyes del mercado, es la que nos permite pensar el futuro. Nosotros vemos, en las empresas cooperativas, una forma superadora de administrar el trabajo y la producción. Nuestro valor agregado, con respecto a las empresas patronales, es: La democracia interna, donde todos decidimos que es lo mejor para nosotros; El reparto equitativo del fruto de nuestro trabajo; Y la inversión permanente del capital generado.

Para poder pensar un modelo económico en el que seamos protagonistas, debemos crear empresas fuertes, tecnológicamente de vanguardia y económicamente competitivas que puedan salir a disputar mercados.

En nuestra experiencia, aprendimos que se puede producir, consumir y vivir haciéndonos cargo de nuestro propio destino. Es hora de afianzarnos, crecer e incorporar a la mayor cantidad de trabajadores posibles a la economía social y solidaria. Ese es el lugar desde donde, las empresas cooperativas, podemos ayudar a construir un mundo mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>